Lucha de Culturas

Lucha de Culturas

22 agosto 2010

Más allá de la Lucha de Clases


La Lucha Cultural de los Pueblos Originarios en la Izquierda Amplia


Osmín Juárez SS actualizado 21 de Agosto 2010


Si no condenáis al colonialismo,
si no apoyáis a los pueblos coloniales,
¿qué clase de revolución pensáis emprender?

Roque Dalton



De la Cultura Insurrecional Originaria y de Izquierda

Los Pueblos Originarios de América han desarrollado una Lucha Cultural desde los inicios de la invasión y colonización de los imperios europeos, que se ha convertido en una Cultura y tendencia histórica de rebeliones e insurrecciones que algunas veces han desembocado en revoluciones. En ese azaroso devenir de luchas contra el colonialismo, de un significado simbólico especial son las Irreverentes Insurrecciones de Lautaro, Tupac Amaru, Katari, Aquino, y muchas otras que a lo largo y ancho del Continente, han consolidado una Cultura Insurrecional Originaria, Popular y de Izquierda, que logró consolidar la Revolución Cubana en el Siglo XX. Y en el Siglo XXI está desarrollando las Revoluciones de Venezuela y Bolivia contra la dominancia occidental, convertida en una Cultura Imperial Capitalista. La defensa de estas revoluciones y el desarrollo de otras, exige articular luchas sociopolíticas multilaterales en una Movilización Permanente de redes de diversos Movimientos Originarios y Populares; cuya comprensión e interpretación requiere trascender el Paradigma Marxista de la Lucha de Clases.

La razón fundamental para ampliar el paradigma de la Lucha de Clases, radica en que el concepto de ‘clase social’ carece de suficiente contenido empírico. Y por ende, ha perdido poder descriptivo e interpretativo de los sujetos en insurrección y de los procesos revolucionarios que estamos observando en el Continente. Una explicación es que las élites del colonialismo y los estados nacionales, NO lograron industrializar las sociedades y crear una amplia ‘clase obrera’. Y por el contrario, en la mayoría de los casos, basados en sistemas semi-feudales siguieron explotando una amplia población ‘campesina’. Concepto que tampoco describía, sino que escondía la amplia diversidad de Pueblos Originarios que se aferraban a defender la tierra y sus territorios como principio para preservar las Culturas Originarias. Y en esa Lucha por las Culturas Originarias, han dado un salto cualitativo pasando de la resistencia a una lucha por el poder, que los ha convertido en factores de poder real a nivel local y en ascenso al nivel nacional; ocupando Irreverentemente el centro de la escena sociopolítica, portando una Alternativa Revolucionaria para las multitudes colonizadas de América.

Es una Lucha de Culturas, donde los Pueblos Originarios son el Movimiento Social, y NO la clase social, que esta dando respuesta a los problemas centrales de la Izquierda, e innovando, dinamizando y potenciando la Cultura Insurreccional en el Siglo XXI.

Una comprensión de estas y las futuras insurrecciones y revoluciones, de los sujetos que las dinamizan, sus luchas sociopolíticas y los problemas que representan para la Izquierda, requiere una interpretación que va más allá de la Lucha de Clases. Y ampliandola, intento teórico-ideológicamente desarrollar la perspectiva de la Lucha de Culturas o Lucha Cultural; construyéndola a partir de nuestra historia.

De la Lucha de Culturas o Lucha Cultural

La noción de la ‘Lucha de Culturas o Lucha Cultural’, la defino como la confrontación histórica entre Movimientos Socioculturales impregnados de las dos totalidades culturales que como producto del colonialismo, co-existen en el continente: la Concepción Antropocéntrica Occidental y la Visión Cosmogónica Originaria (ver Juárez en Rebelión). Son dos concepciones del mundo antagónicas, incompatibles e inconciliables que se manifiestan en una amplia gama de confrontaciones en todas las esferas de las sociedades Americanas; donde las culturas de los Pueblos Originarios y Movimientos Populares son ‘contra-culturas o culturas en resistencia y lucha’, contra la dominancia occidental, expresada en una Cultura Imperial Capitalista (CIC).

Entendiendo la cultura como ‘todo lo que los humanos hacen, crean y desarrollan en las sociedades’, la dominancia de la Cultura Imperial Capitalista, la vemos a través de los gobiernos, la religión, los idiomas y sistemas de valores occidentales establecidos. Pero tal dominancia cultural NO ha sido hegemónica ni homogénea y ha tenido que enfrentar durante más de 500 años, la lucha de los Pueblos Originarios y Movimientos Populares, que han logrado conservar gran parte de su herencia cultural: Cosmovisión, idiomas, organización social y sistemas de valores, que se han vuelto centrales para el desarrollo de las luchas sociopolíticas, especialmente contra empresas multinacionales, que son la punta de lanza en la neocolonización norteamericana y europea en el Siglo XXI.

La denomino Lucha Cultural porque en ese proceso histórico, la cultura es el medio y el fin de la lucha. Como medio, la Cultura provee a los Pueblos Originarios y Movimientos Populares de una Cosmovisión o Ideología a practicar y ejercer, de un sistema simbólico, ritualismo, idiomas, sistemas de valores, vestimenta y otros elementos originarios que los arman de una identidad étnica-cultural, portadora de una Alternativa Revolucionaria contra la cultura occidental dominante.

Y la creciente tendencia de crecimiento de Identidades en los Movimientos Originarios y Populares, haciendo énfasis en su etnicidad y cultura como formas de resistencia y lucha contra los procesos hegémonicos de la globalización occidental y las dinámicas homogenizadoras y descriminizadoras de los estados imperiales/nacionales, evidencian como la cultura se convierte en punta de lanza de una lucha cuyo fin ulterior es conservar y perpetuar los espacios socio-naturales de las Culturas Originarias para garantizar su reproducción y evolución.

De la Lucha de Clases a la Lucha de Culturas de la Izquierda Amplia

La Lucha de Culturas es una construcción que incluye, se nutre y amplía la Lucha de Clases, intentando explicar y plantear ideas para el debate de Izquierda que tienda a superar los problemas de la Izquierda Tradicional (IT). Su base empírica sigue siendo ’el problema del poder’. Que las Izquierdas Tradicionales del continente NO lograron conquistar y mucho menos desarrollar a pesar de décadas de lucha armada guerrillera – con la paradigmática excepción de la Revolución Cubana y temporalmente en Nicaragua. La luchas fallidas de la Izquierda Tradicional generarón problemáticas que dispersarón y desmovilizarón a amplios sectores y Movimientos, sufriendo una crisis que se profundizo con la caída del muro de Berlin en 1989 y la subsiguiente reversión del mundo socialista del este europeo a principios de los 90s. Esa crisis opacó el paradigma de la Lucha de Clases y desarmó teorico-ideologicamente a la Izquierda Tradicional.

De esa crisis, surgió la ‘Izquierda Renovada’ con una posición de ‘centro’. Pero que en el peor de los casos renunció al Marxismo y abandonó los métodos insurreccionales de la lucha de Izquierda, insertándose en el sistema sociopolítico de la Cultura Imperial Capitalista. Se convirtieron en movimientos de derecha utilizados por la derecha para combatir a la Izquierda. En esa lucha, las y los más ‘audaces’ fracasaron y desaparecieron de la arena sociopolítica. Y en general, han confirmado que NO representan ninguna salida para los problemas de la Izquierda.

En ese devenir, re-surgieron los Pueblos Originarios con sus luchas ancestrales y a partir de su Cosmovisión y el ejercicio de sus Principios Culturales han construido una interpretación Marxista ampliada del contexto contemporáneo. Y a través de su accionar sociopolítico han ido creando un tejido social y redes de movimientos con diversos Movimientos Populares; que Gracias a Gramsci se pueden describir como sujetos políticos autónomos cuyas luchas buscan una soberanía popular descentralizada y plural. Esto implica que los Movimientos Originarios y Populares tienden a construir una concepción de Hegemonía desde y de los de abajo, que expresa la voluntad colectiva de una unidad de la diversidad étnica y sociocultural de las sociedades Americanas. Es un sujeto colectivo que articula una ‘Izquierda Irreverente Amplia’ (IA), de Movimientos Originarios y Populares, intentando superar los vicios y errores de la Izquierda Tradicional.

En ese sentido, en la Izquierda Amplia se supera la visión de que una clase social vanguardizará la Insurrección y dirigirá la Revolución. Con esto, se rompe con sectarismos. Pero además, se hace evidente que el concepto ‘clase’, tiende a separar, aislar y excluir a grupos sociales. Y NO describe a los Pueblos Originarios, grupos étnicos y socioculturales de la diversidad natural de las sociedades Americanas, pues fue construido para otras sociedades en otros tiempos. Por el contrario, el concepto ‘cultura’, brinda identidad e ideología que tiende a incluir y unir esa diversidad étnica y sociocultural a través de la busqueda del consenso sociopolítico. Esto ha configurado una utopía y un desafío común en la Izquierda Amplia, además de diversas formas de organización y coordinación para construirlas.

Cultura Imperial Capitalista contra Cultura Socialista de Poder Popular

El poderío occidental se evidencia a través de la Cultura Imperial Capitalista, que se expande con la globalización. En sí, es un proceso de transculturación o el intento ulterior de occidentalización del planeta a través de dinámicas neo-coloniales, lideradas por los Estados Unidos e Inglaterra, y donde las empresas multinacionales son sujetos centrales por sobre los estados nacionales. En ese proceso, La Derecha Liberal es el sujeto político que gobierna reproduciendo la CIC. Y en América la hemos conocido a través del colonialismo, las dictaduras militares y la Democracia Liberal (DL), que han institucionalizado y legalizado los regímenes de terrorismo de estado.

A través del terrorismo de estado nos impusieron el cristianismo, nos obligaron a respetar y obedecer a quién posee capital, a pensar individualistamente y a vernos en términos de mercancía en un mercado de pocos dueños. A comportarnos dentro de normas, costumbres y tradiciones, comunicandonos en idiomas occidentales. Estos son los principales sistemas de valores occidentales que la derecha continúa reproduciendo y difundiendo a través de un exacerbado terrorismo mediatico. Legitimado con el discurso de la Democracia Liberal, que es el principal mecanismo sociopolítico de dominación de la Cultura Imperial Capitalista.

Subvirtiendo esa dominancia, La Lucha Cultural de la Izquierda Amplia, irreverentemente le esta disputando espacios a la Democracia Liberal a través de redes de movimientos autónomos, y presenta una Alternativa Cultural impregnada de la Cosmovisión Originaria: Su punto de partida es la visión de convivencia armoniosa y de equilibrio total con la MadreTierra–Naturaleza. Esto requiere de una visión socialista basada en la Igualdad y la Autonomía de las personas, los grupos étnicos y sociales que implica autodeterminación local y regional. Acoplada a una visión de Democracia Popular Participativa, que se expresa en el ejercicio del poder que de forma directa las personas practican a través de diversos mecanismos de Poder Popular: Municipios Autónomos, Cabildos Abiertos, Consejos Comunales, que implican auto-gobierno al seno de los Pueblos Originarios, los grupos étnicos y sociales. Es una lucha por el pleno respeto a los derechos humanos, la IGUALDAD y solidaridad entre las personas, que garanticen una convivencia armoniosa en base a los Principios Originarios de reciprocidad, cooperación, intercambio en igual proporción y complementariedad entre lo colectivo e individual. Estos principios se conjugan en una lucha multidimensional contra los remanentes del colonialismo y las dinámicas neo-coloniales para quebrar el poderío de la Cultura Imperial Capitalista y transformarla en una Cultura Socialista de Poder Popular (CSPP).

En la Lucha de Culturas del Siglo XXI, el discurso de las clases sociales sirve para describir la estructura de la derecha, formada por todas las clases sociales, incluyendo amplios sectores de los más pobres de los pobres. Y en analogía, la Izquierda presenta una estructura similar, incluyendo elementos de los menos ricos de los ricos. Son dos sujetos sociales, plurietnicos, policlasistas y multigeneracionales portadores de culturas antagónicas, incompatibles e inconciliables. Son los actores principales de una Guerra Política, donde la Izquierda Amplia es portadora de una Cultura Socialista de Poder Popular: Una visión hacia las sociedades sin clases sociales que rechaza cualquier tipo de dictadura, ya sea de clase, elite, partido o estado; que exige continuar la guerra por otros medios.

De la Guerra de Guerrillas a la Guerra de Culturas

La Guerra de Guerrillas en América NO ha concluido, sólo se ha transformado. En primera instancia se ha convertido en la retaguardia estratégica de las luchas de la Izquierda Amplia: las FARC–EP y el ELN en Colombia son el mejor ejemplo. También se ha re-dimensionado y el EZLN lo demuestra. Pero sobre todo, su accionar militar se ha transformado en movilización política: La visión Marxista de “Guerra de Maniobras”: del intento de asalto armado frontal sobre el estado, se amplía con la visión de Gramsci de “Guerra de Posiciones”: Basada en un proceso de “Subversión Cultural” que transforme los sistemas de valores occidentales, la moralidad individual y las relaciones sociales para crear Poderes Populares Locales Autónomos (PPLA), de forma progresiva en los territorios de los Pueblos Originarios y Movimientos Populares. Y principalmente en los Municipios y Estados donde Movimientos de la Izquierda Amplia están gobernando y consolidando Poder Popular vía insurreción-elección/ elección-insurrección. Estamos en tránsito a la Guerra de Culturas, dialectizando la tesis de Clausewitz: “la política es la continuación de la guerra por otros medios”.

En ese luminoso sendero, los Mayas salieron de la oscuridad re-dimensionando la Lucha Guerrillera con el EZLN en 1994, conmocionando al mundo real y virtual desde el sureste Mexicano, cuando lo que parecía el último bastión guerrillero capaz de crear Poder Popular en el continente, el FMLN en El Salvador, se convertía en partido político . . . Los Zapatistas, inspirados en los principios comunitarios de la Cultura Maya continuan ‘ejerciendo el poder’ a través de Municipios Autónomos, productos de una Movilización desarmada y militar semi-armada Permanente.

En la Guerra de Culturas, los Movimientos Guerrilleros de Liberación Nacional: FMLN, FSLN, URNG, MRTA, entre otros, afrontan el desafío de transformar la experiencia guerrillera en accionar sociopolítico–cultural. Es decir: de la experiencia de haber creado ejércitos militares para la Guerra de Guerrillas es posible crear ejércitos sociopolíticos para la Guerra de Culturas. En el siglo XXI, los Movimientos de Liberación Nacional deben convertirse en redes de guerrillasdesarmadas’ de las armas usadas en la guerra convencional, pero ejerciendo el legítimo derecho al uso de la fuerza y la violencia popular contra el terrorismo de estado. Es una Guerra de Posiciones que se irá desarrollando a través de subvertir los sistemas de valores y de poder sociocultural establecidos por la Cultura Imperial Capitalista, tanto fuera como dentro del estado.

La Lucha y Subversión Cultural de la Guerrilla ‘Desarmada'

La Guerra de Posiciones es desarrollada por la ‘Guerrilla Desarmada’. Sus unidades son los Movimientos Originarios y Populares, y su táctica principal es la Movilización Permanente. Cuyo máximo impacto se da al implementar la principal forma originaria de protesta: Una serie de cercos permanentes y/o intermitentes a las ciudades. El cerco se complementa con el cierre de caminos y carreteras, la toma de instituciones estatales, puestos de policía, plazas, etcetera. En ese esfuerzo, cada movimiento/multitud define sus espacios y tiempos en coyunturas claves, pero están permanentemente defendiendo sus posiciones y territorios con el objetivo de paralizar los sistemas de dominación de la derecha y consolidar espacios para la construcción de los Poderes Populares Locales y Regionales, rumbo a la transformación de los estados nacionales.

Subvertir el poder de los estados nacionales requiere de la articulación de un sujeto político que dialectice las dinámicas insurrección-elección/elección-insurrección en la Movilización Popular Permanente (MP). Construir poder al seno del estado implica subvertir el sistema de partidos de la Cultura Imperial Capitalista – e incluso, DESCOLONIZAR la concepción de Partido de la Izquierda Tradicional al seno de la Izquierda Amplia.

Del Partido Único al Partido de Movimientos

La visión del “Partido Único Marxista/Leninista/Trostkista/Maoista ... de la Clase Obrera/de los Trabajadores” entró en crisis al seno de la Izquierda Tradicional en los 60–70s. Esto dio origen a una amplia gama de Movimientos Guerrilleros, Organizaciones Político–Militares, Partidos, Movimientos Sociales, Ejércitos de Liberación Nacional ... Desarrollandose una cultura de sectarismo, que se convirtió y sigue siendo uno de los principales obstáculos para conquistar y consolidar Poder Popular. Las luchas fallidas de la Izquierda Tradicional acopladas a la crisis del sistema tradicional de partidos, le exigen a la Izquierda Amplia, construir un Partido impregnado de la cultura del ejercicio del poder popular originario, para convertirse en Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos.

La Izquierda Amplia articula un instrumento político que denomino ‘Partido de Movimientos’ (PM). Su estructuración es producto de la sabia aplicación del principio originario del ‘consenso’ sociopolítico y la búsqueda de la unidad de la diversidad étnica, sociocultural y política de los Movimientos Originarios y Populares.

El Partido de Movimientos se refleja en el MAS de Bolivia y el MVR de Venezuela, que han derrumbado, elegido y restituido presidentes a través de insurrecciones-elecciones, manteniendo una Movilización Popular Permanente en defensa de sus proyectos Socialistas. De esas experiencias, se está consolidando el Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, que en base al consenso en una Visión Socialista, busca la unidad de la diversidad étnica, social y política de la población en una organización de batallones que están ejerciendo Poder Popular y defendiendo sus territorios. Paradójica e irónicamente, sólo los movimientos ‘de verdadera izquierda’, NO se han sumado a este esfuerzo revolucionario.

El Partido de Movimientos articula un multitudinario activismo a través de la dialectica Dirigencia–Militancia, dándole participación directa a la gente, las multitudes y movimientos, rompiendo el esquema tradicional de que la política es un asunto de expertos o de una clase social priviligieda. Socializar la actividad política implica convertirla en una Cultura Popular que por sí misma, tienda a eliminar la corrupción y los vicios tradicionales de la política, haciendola más visible y tangible. La Militancia tiene poder sobre y control de la Dirigencia, lo cual tambien implica una desarticulación del Partido de Movimientos, cuando NO cumple los compromisos en función de la diversidad étnica y sociocultural. Esto permite la continuidad de la Movilización de los movimientos de la Izquierda Amplia y la creación de más movimientos, lo cual potencia la ‘subversión cultural’ que se amplía través de la ‘alfabetización política’ de las poblaciones.

La Subversión Cultural

La Subversión Cultural es la principal dinámica de la Guerrilla Desarmada y su objetivo central es la alfabetización política de la poblaciones Americanas. Y debe desarrollarse principalmente al seno de las clases y estratos más pobres, pues paradójicamente son las bases del voto duro y accionar radicalizado de la derecha. El analfabetismo político es un problema para la Izquierda Amplia, existente en todo el continente y son las clases sociales bajas las que principalmente carecen de una identidad sociopolítica y por eso se convierten en multitudes movilizadas por la derecha.

Por eso, la Subversión Cultural de la Guerrilla Desarmada tiene el desafío de crear una Identidad de Izquierda en las clases bajas que les permita comprender, ubicarse y accionar sociopolítica y culturalmente en el mundo que habitan. Se trata de una alfabetización política que las lleve a defender su entorno territorial y los recursos que éste contiene ante la voracidad de la empresas multinacionales, instituciones y estructuras de poder que dinamizan y reproducen las dinámicas neocoloniales de la Cultura Imperial Capitalista.

La alfabetización política implica una lucha política y teórico–ideolológico contra la derecha, principalmente en el problema de la Democracia y el Socialismo. El cual debe explicarse desde su nivel más elemental: La solución de los problemas heredados del colonialismo requieren de una Democracia Popular Participativa opuesta a la Democracia Liberal y de un sistema Socialista contrario al capitalismo. En ese sentido, Democracia Participativa significa que tod@s participamos directamente en los asuntos del estado y ejercemos poder en las instituciones que dirigen la Sociedad; y Socialismo significa que tod@s debemos co-existir en IGUALDAD de condiciones socioeconómicas y culturales para VIVIR BIEN.

Se trata de transmitir una interpretación de democracia donde el poder reside y se ejerce por las personas, el pueblo y sus expresiones organizadas en Movimientos, que significa construir Autogobiernos Populares, que NO permitirán que elites, NI clases sociales o políticas, continuen privilegiándose cultural y económicamente del ejercicio político; acoplado a una Visión Socialista que garantiza deberes y derechos en igualdad de condiciones para tod@s – las clases sociales y políticas deben desaparecer.

La alfabetización política debe crear Movimientos con Identidad de Izquierda, que como guerrillas desarmadas y semi-armadas potenciarán la dialéctica insurrección-elección/elección-insurrección, manteniendo la Movilización Permanente del Partido de Movimientos. El objetivo es posicionarse en y posesionarse del sistema político tradicional, para subvertir el status quo e ir configurando un proceso de democratización que supere el fracaso y la crisis de la Democracia Liberal; cuya inviabilidad en el Continente hace necesario descentralizar los estados nacionales y crear y consolidar Poderes Populares Locales y Autonomía Originaria y Popular.

La Visión Originaria de la Democracia Multicultural

La Lucha Cultural de los Movimientos Originarios y Populares amplía la Democratización en una lógica que va configurando un proceso de Descolonización. En consecuencia se posibilita la regeneración de las Culturas Originarias, cuyo fin ulterior se vislumbra en la construcción de un Autonomismo Multicultural en Estados Plurinacionales. Es decir: naciones de naciones, la unidad de la diversidad étnica–cultural o un mundo de muchos mundos con una cultura de culturas. Esto plantea una transformación radical de las sociedades Americanas, una Revolución Cultural, que se va configurando a través de las insurrecciones que estamos observando, que implican un cambio sociocultural que intento explicar en términos de la construcción de una Cultura Socialista de Poder Popular.

La Cultura Socialista de Poder Popular se basa en una Democracia Popular Participativa que se fundamenta en la Cosmovisión de los Pueblos Originarios y se dinamiza a través del ejercicio del poder y de los Principios Culturales Originarios, articulando diversos mecanismos de Poder Popular. De ahí se deriva la Democracia Multicultural: una democracia por y para las Culturas Originarias y Populares, donde la cultura occidental será sólo una más en el mosaico cultural Americano. Y donde los Pueblos Originarios y Movimientos Populares gozan de autonomía y de forma directa ejercen el poder en sus propios territorios y sobre sus propios recursos.

Por eso, la construcción de la Cultura Socialista de Poder Popular exige de un cambio en las relaciones de poder existentes. Es un cambio de los conceptos occidentales de colonialismo y democracia en descolonización y democratización, que implicarían la re-construcción de los significados de Autonomismo y Multiculturalismo que son propios de los Pueblos Originarios. Estos cambios se estan dinamizando de acuerdo a las siguientes lógicas:

Democratización : Autonomismo

En la perspectiva de la Lucha Cultural: la democratización implica y conlleva a un Autonomismo, en el sentido de que se rompe con la estructura histórica de desigualdades entre las elites y las personas, los grupos étnicos y sociales impuestas por la cultura occidental. Democratización implica un cambio hacia la estructuración de los principios de Igualdad, Autodeterminación y Solidaridad donde las personas y los grupos étnicos y sociales deciden sus propias formas de vida y desarrollo con sus propios recursos y en sus propios territorios: El poder se desplaza de un elitismo a un Autonomismo. Y de esa misma manera:

Descolonización : Multiculturalismo

La Descolonización implica y conlleva a un Multiculturalismo, en el sentido de que se rompe con el verticalismo histórico de dominancia cultural occidental sobre las Culturas Originarias. Descolonizacíon implica un cambio a una relación horizontal: El poder se desplaza de un uniculturalismo a un Multiculturalismo.

El Autonomismo Multicultural Americano tiene sus principales expresiones en los Municipios Autonomos de los Mayas del sureste Mexicano; en las Comunidades Autónomas de los Aymaras, Quechuas, Guaraníes, ... de Bolivia; en los Consejos Locales del Pueblo en Venezuela y los Gobiernos y Territorios Originarios Autónomos de Panamá, Canada, Ecuador, Brasil y otros países; que son Poderes Populares Locales o Regionales Autónomos, que están desmontando las estructuras de poder instauradas por cinco siglos de colonialismo.

Y en esa Guerra Cultural, los Pueblos Originarios han consolidado sus posiciones expulsando de sus territorios a las instituciones políticas, sociales, jurídicas, culturales y en algunos casos, hasta las guarniciones militares, que son el último bastión de poder de los estados nacionales. Esto ha permitido el auto-gobierno recuperando y dinamizando los principios comunitarios ancestrales de las Culturas Originarias que expresan diversas formas de Socialismo.

Diversidad Étnica–Cultural : Diversidad Socialista

La Lucha Cultural desemboca en una diversidad de auto-gobiernos y Poderes Populares que correspondiendo a la diversidad étnica-cultural, están desarrollando una diversidad de formas de Socialismo. Que NO son copias, por eso, en Bolivia, al dinamizar los Principios de las Culturas Andinas, se está desarrollando un Socialismo Originario o Socialismo Andino, que puede ser considerado como el proyecto dominante, debido a que la Población Originaria es mayoría en el país.

Sin embargo, en Venezuela el proyecto dominante es el Socialismo del Siglo XXI (ver Dieterich y Harnecker en Rebelion). Pero donde los Pueblos Originarios aún siendo minoría, son autónomos y ejercen sus propias formas de auto-gobierno y Socialismo. Potenciando esos y otros proyectos, existe como paradigma el Socialismo de la Revolución Cubana, que es un centro proveedor de experiencias, proyectos y conocimientos que abrazando la sabiduría ancestral de la Cosmovisión Originaria, estan enrumbados a articular y dinamizar la utopía de la Izquiera Amplia:

La Cultura Socialista de Poder Popular

La construcción de la Cultura Socialista de Poder Popular va en marcha a partir del consenso socialista existente entre los estados de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y la amplia diversidad de Pueblos y Movimientos Originarios y Populares en el Continente. Como referentes principales de la Izquierda Amplia del Continente se esfuerzan por manternerse permanentemente movilizados en defensa de sus proyectos de Socialismo, y como una Federación de Poderes Populares Autónomos estan construyendo una Alternativa socio-economica Socialista en la ALBA, frente al fracaso del capitalismo y neoliberalismo; y una alianza político-ideologica en la V Internacional Socialista, en lucha por la soberanía de los Pueblos, que le esta disputando poder al neo-colonialismo norteamericano y europeo.

La conquista NO ha terminado y son diversas las formas de noecolonialismo que observamos y enfrentamos con las empresas multinacionales, apoyadas por la maquinaria militar de los estados imperialistas que dominan en las estructuras del poder global: ONU, ... Por lo que descolonizarnos exige dinamizar la Cultura de Irreverencia Insurrecional que heredamos de Lautaro, Amaru, Katari, Aquino, Zapata, Sandino, Farabundo, Guevara, Roque, Schafik ... lo cual sólo es posible a través de multilaterales Insurrecciones y Revoluciones.


Epígrafe

Roque Dalton (1970-73). Un Libro Rojo para Lenin. UCA Editores 2001. San Salvador.

Referencias y Enlaces en Internet

Heinz Dieterich (2007). Hugo Chávez y el Socialismo del Siglo XXI. Rebelión.
http://www.rebelion.org/docs/55395.pdf

Marta Harnecker (2010). América Latina y el Socialismo del Siglo XXI. Inventando para no errar. Rebelión. http://www.rebelion.org/docs/102813.pdf

Osmín Juárez (2008). Construyendo la Cosmovisión de la Izquierda Amplia. Rebelión.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=64804

Índice de Abreviaciones

ALBA: Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América

CIC: Cultura Imperial Capitalista

CSPP: Cultura Socialista de Poder Popular

DL: Democracia Liberal

DP: Democracia Popular Participativa

ELN: Ejército de Liberación Nacional (Colombia)

EZLN: Ejército Zapatista de Liberación Nacional (México)

FARC–EP: Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia–Ejército del Pueblo

FMLN: Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (El Salvador)

FSLN: Frente Sandinista de Liberación Nacional (Nicaragua)

IA: Izquierda Irreverente Amplia

IT: Izquierda Tradicional

MAS: Movimiento Al Socialismo (Bolivia)

MP: Movilización Popular Permanente

MRTA: Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (Perú)

MVR: Movimiento V República (Venezuela)

ONU: Organización de las Naciones Unidas

PCO: Principios Culturales Originarios

PPLA: Poderes Populares Locales Autónomos

PM: Partido de Movimientos

PSUV: Partido Socialista Unido de Venezuela

GRAFICA de los 500 años del choque de dos Culturas, 1992.


Oz

No hay comentarios:

Publicar un comentario