Lucha de Culturas

Lucha de Culturas

19 mayo 2016

Schafik in memorian




Los mitos de la militancia




Osmín Juárez
SS mayo 2016



Los elegidos de los dioses
seguimos estando a la izquierda del corazón.
Debidamente condenados como herejes

Y me llamarán el escrutador.
El más apto para ser odiado

Roque Dalton


Todos renacimos en 1992



Intro
Schafik Hándal fue uno de los militantes comunistas proscritos que con los insurrectos espíritus originarios de 1932, vagaban por las veredas de Mesoamérica. En esas largas y azarosas andadas, ”jugando mica y escondelero”, burlando ”orejas y cuilios”, se crearon los mitos y leyendas de los guerrilleros revolucionarios del Siglo 20. NO se veían, pero se sabía que asustaban, peleaban y difundían pensamiento libertario por los senderos Sandinistas, allá en las aldeas y selvas Mayas, en los barrios y cerros Cuscatlecos, … Un embrujo indígena cobijaba en las sombras de la clandestinidad a esos subversivos y a Schafik, que era un nombre raro en estas tierras preciosas, un fantasma que le quitaba el sueño y le daba dolores de cabeza a los oligarcas; que hacía hablar y a la prensa escribir. Irónicamente, para la gran mayoría de sus paisanos mortales, era un hombre desconocido. Y en ese devenir, medio se conocen los yerros y aciertos de Schafik y sus demonios antes y durante la guerra, en ese país chiquito que se llamaba y se llamará Cuscatlán.

Nacido en Cuscatlán, pero venido de ultramar, Schafik era visto como un instigador de los pobres y ”escrutador” de los ricos. Por ende, los escritos 'oficiales' lo acusaban de ser un demonio 'comunista', y marioneta del 'maligno bloque soviético'. Tal propaganda hizo de los comunistas, ”los más aptos para ser odiados”. Que también son malqueridos por 'sus' compañeros anti-comunistas, que los acusan de cualquier cosa y los descalifican pero NO son calificados. Escritos y habladas de 'izquierdistas' y 'derechistas' hay con sal y sin cilantro. Intentando develar algunas de las realidades detrás de los mitos de los militantes que pelearon y cayeron, de los desaparecidos, fusilados y descuartizados que resucitaron y ”renacieron”, y que por ”ay” andan y NO asustan con sus miserias lanzo estas memorias. Demás esta decir que podemos de Ellos poseernos, beber y silbar su aporte a la historia, y para conocernos y por sus frutos conocerlos, otra vía es leerlos. Entre otros, Schafik escribió unas memorias de esas luchas socioculturales y políticas.

Animal político

La política y lo político fueron el vicio, el hobby y el deporte de Schafik. Hay suficiente evidencia empírica que muestra la resistencia y habilidades en esas “artes marciales“, que superan la pinche humanidad y sugieren una animalidad: un ”caballo político” fogueado en largas carreras y peleas desde la adolescencia. Para NO perderse en esos sinuosos senderos, baste decir que cruciales fueron las experiencias de los 70s; una marathon electorera donde se cultiva una cultura de consensos logrando articular los movimientos sociopolíticos de demócratas cristianos, socialdemócratas y comunistas en 1972. Desafían a los militares en la pelea por la guayaba, avanzan pero se impone el fraude y la represión. Con la terquedad del Izotese lanzan a un segundo ”match” en 1977, donde lo burdo del fraude y lo brutal de la represión, les obliga a subordinar la lucha electoral por la lucha armada guerrillera.

La era guerrillera supera en alguna medida la era electorera, que se va pero regresará. Lo militar fue lo visible y el principal marketing de guerrilleros y gobiernos militaristas, pero lo político lo complementa, allá en las tinieblas como suele ser. Detrás del accionar militar hubo un dialogo y negociación política, que obedecía a los intereses de los que no eran amigos ni enemigos esos que hoy vemos haciendo jugosos negocios. Schafik estuvo en esos ”chanchuyos”, y como político se fue destacando en la guerra de los 80s hasta ser uno los principales negociadores de la guerrilla. Es más, es autor de una parte de los acuerdos de paz, y uno de los principales actores, corredores y peleadores en esa marathon política y militar.

El comandante

Simón igual que la mayoría de ”comandantes” tuvo la suerte de ”dirigir” y representar a un ejército chiquito pero eficaz, formado por intrépidos y audaces guerrilleros. Que fueron malqueridos y menospreciados en el ”ajo” de la guerra de los 80s, poragrandados” que los veían y les decían ”chipuste”. Pero el ”pato feode la cofradía guerrillera, logró resistir y burlar el poderío militar de los batallones élite y fuerzas especiales de la estrategia made in usa, en un cerrito también chiquito, del que intentaron echarlos los que se ”guindearon” empezando la guerra, y en esa década y un ”puchito” más les toco pelear casi solo en solo menor. Es más, humillaron a un presidente enamorando y amando a su hija bajo el cielo y sus estrellas; se atrevieron a llevar la guerra a las colonias de los ricos y ”tocar” sus redes de militantes e informantes más intocables (un tabú para los ”locos” y agrandados” que ”refunfuñaron” y secretos). Pelearon á lo ”chingón” y aguantaron toda la ofensiva de 1989, y en 1991 se robaron el ”show” con una espectacular y fulminante operación militar que libero a guerrilleros y compañeros presos enmiami”. Con esos pocos ejemplos de sobra conocidos y los NO conocidos, Schafik tenía suficiente para ufanarse y peinarse con una aureola de ”comandante y estratega militar” pero afirmó que más bien, Él era un ”cuadro político”. Y la política lo esperaba con las piernas abiertas.

La política finalizó la guerra en la Aurora de 1992. Los guerrilleros ganaron la Victoria de NO haber sido vencidos por un ejército mayor en hombres y armas, y haber burlado a la primera potencia mundial. Firmaron un acuerdo de paz que legitimó su existencia y la de otros demonios en la política de la nación. Entraban a otra era electorera y veríamos a famosos fantasmas y legendarios guerreros a plena luz del día. Perdían lo mítico en una situación de postguerra complicada, y debían ser audaces en la praxis diaria con los pocos axiomas que quedaban y guiaban a la mayoría, pues ”la política sería la continuación de la guerra por otros medios”, solo para una minoría.


Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario